martes, noviembre 08, 2005

Radioaxiom: a dub transmission - jah wobble + bill laswell

Uno de los discos que capto mi atencion gratamente el año pasado, y lo sigue haciendo, es Radioaxion: a dub transmission. En los datos anecdóticos ya es de partida un poco extraño un disco en el que los dos musicos principales sean dos bajistas connotados: Jah Wobble y Bill Laswell.

Al iniciar el disco ya es evidente que el tema de los dos bajos va a significar mas que un dato anecdotico: el primer tema comienza con un bajo "cayendo", y la misma base "dub" se mantiene durante todo el tema. En los otros temas siempre el bajo o los bajos son los que la llevan.


Powered by Castpost

He subido muchas veces a la cordillera, desde Santiago a Farellones o al Santuario de Yerba Loca, en todas las estaciones del año, escuchando este disco y a medida que voy ascendiendo y van apareciendo los cactus o las flores o aquellas minimas vegetaciones tipicas o sencillamente la roca desnuda, el disco va avanzando y me va llenando de un estado de profundo agrado, y siento lo que son mis experiencias preferidas al escuchar musica realmente de mi agrado: siento que algo en mi se expande, que traspasa los limites de mi cuerpo fisico, y siento: plenitud.

El disco me subyuga desde el primer tema -subcode-, que es bastante cadencioso, y me lleva a existir en un ambiente de mi completo agrado. El segundo - alsema dub - es ya más rápido y tiene la voz maravillosa de "GIGI". El tercero - virus B - aparece la corneta de Graham Haynes siempre con los bajos llevándola, aunque esta vez el ritmo va mucho más "atravesado", hay un fondo de guitarra que me imagino es de Nicky Scopelittis, que simula los sonidos orientales de las mujeres africanas que hacen sonidos repetitivos con la lengua. En el cuarto - orion - nuevamente el ritmo se pone mas cadencioso, y aparece nuevamente la guitarra de Skopelittis, esta vez haciendo melodías sencillas pero con un vibrato que les añade el toque oriental, el tema termina "desarmandose" hasta desaparecer. En el quinto - 6th chamber - vuelve a aparecer un ritmo similar al segundo tema, y nuevamente la corneta de Haynes da el toque "noble" apareciendo en los tonos medio-altos contrastando con los bajos profundos. En el sexto nuevamente los juegos vocales de Gigi se incorporan para darle nuevamente un tono oriental.

Todo el disco tiene un aire orientalista, desde los sonidos de la guitarra, la voz de Gigi, las tablas y la percusión. Es un disco sencillo que no hace. Pero aquello de oriental que en un disco new age puede sonar un poco vacio y ser meramente decorativo "para dar el ambiente", me parece que en este disco esta lleno de fuerza, siento que es real y no mentira. Con esta musica algo me sucede.

2 comentarios:

Febunba dijo...

Para terminar mi periplo por estas tierras desconocidas, quisiera que sepas que creo que tenemos gustos bastante análogos.
Te dejo invitado a mis blogs.
Y precisamente estoy creando uno de música, que te puede interesar.
saludos y felicitaciones.

Fabiola Reyes Pezoa dijo...

Me gusta tu espíritu aventurero y eso de andar por tierra de nadie, te dejo invitado a mi blog y a que me escribas para compartir intereses comunes, saludos.