sábado, enero 21, 2006

Santiago, Viernes 20


Luego de un agotador día con cagadas en la oficina, me dispuse a ir al parque de las esculturas al Providencia Jazz, para ver un poco de Jazz Sueco y a Poncho Sanchez; después, si me daba el cuero, iría al Barrio Bellavista al galpón 7 de Chucre Manzur para ver un poco del Festival Off, luego de que me pasaran un flier el miércoles a la salida de ver a Pink Freud y Ponty. Me tincó harto, sobre todo porque ví en el flier que tocaban Jorge Campos y Jaime "Chino" Vasquez, ambos ex-Fulano.

Por supuesto el Providencia Jazz no tenía la afluencia del día miércoles atraídos por Ponty, aunque igual una asistencia discreta con buena onda.

El jazz sueco fue de jazz europeo moderno pero sin las avanzadas de Pink Freud, con una agrupación de instrumentos clásicos de jazz: trompeta, saxo, piano, contrabajo y batería. Fredrich Noren, el dueño/jefe, de unos 60 años en la batería, y todo el resto de no más de 30 años; buena cosa este encuentro de generaciones, ejecución de algunos standards y temas propios con bellos dúos trompeta-saxo y un excelente sólo del contrabajo. Buen jazz.

Poncho Sanchez puso a bailar al público con salsa, y haciendo señas al público de al frente del rio. El público feliz.

Y luego, el plato fuerte de la noche, eran las 12 y todavía tenía energía, así que me fuí a Bellavista. Llegando, en la calle una hetereogénea fauna de gente joven viendo un espectáculo de títeres para adultos de gusto bastante dudoso, así que entro al galpón de inmediato; por supuesto vacío, la gente siempre llega tarde a estas cosas. Se va llenando de a poco y el ritmo de la música de fondo del DJ va mejorando el ambiente; a eso de la 1:30 ya está lleno y bailando todos, hasta que aparece el grupo: reconozco a Jorge Campos y al Chino Vasquez de Fulano; después de todo creo que vi TODOS sus conciertos de los años 80, lástima la pérdida de Hugo Vivanco, que murió el día después del Gato Alquinta. Recuerdo con tristeza/nostalgia que la última vez que vi al Chino fue cuando murió el Kelly, era uno de sus amigos.

Sin mediar palabra comienzan a tocar y SORPRESA; lo que suena es El aparecido de Victor Jara, apenas reconocible tras los grandes espacios de improvisaciones de bajo, saxo, piano, percusión y batería, con ese ritmo persistente del bajo eléctrico haciendo piruetas, sólido como Jaco Pastorius, luego siguen con Gracias a la vida, ni chicha ni limona, y me acerco al escenario, lo que está pasando es único, cuando tocan El cigarrito y Luchín, el público - muy joven - está enfervorizado, están tocando canciones que siempre han escuchado, en la radio, con sus padres, en la U, en las fogatas de la playa, con los amigos buscando pinchar una mina, y pienso, claro: esto es "standards" chilenos (los jazzistas tocan standards cuando tocan canciones viejas y conocidas e improvisan sobre su piso armónico), son canciones que todo el público conoce, y que nos llegan desde un lugar que no sabemos reconocer y llamamos corazón. Cuando tocan el Guillatún de Violeta Parra, el chino saca la flauta traversa e improvisa palabras como en trance hasta que el ritmo entra y se desata el Guillatún, Jorge Campos toca en su bajo eléctrico que el bautizó como "La machi" 2 canciones: La jardinera y El cigarrito, y el público baila y canta a voz en cuello, y yo me emociono; porque de tanto escuchar música de otros lugares y emocionarme desde la cultura global, no hay nada que pueda reemplazar las fibras sensibles de lo que viví en mi niñez, y esas son las que se tocaron ahí, con la maestría musical de estos magos. Como tema de repetición vuelven a tocar El aparecido, y la gente ya lo baila saltando en un ritmo furioso y araucano, excelente ejemplo de glocalización.

Al salir compro el disco Araukania Kuintet, aprovecho que estoy al lado de Jorge Campos y le digo ¡¡ renació la música !!, y me estrecha la mano con cariño, dedos hacia arriba como corresponde.

De todas maneras el disco no es lo mismo; veo que hay algunos integrantes diferentes, Pablo Paredes en vez de Roberto Luna por ejemplo, y como siempre, la atmósfera de la música en vivo es superior.


Powered by Castpost

Menos mal que fui.

Festival off
Sitio de Jorge Campos, se puede comprar el disco
Sitio de Pablo Paredes

1 comentario:

Nelson Parra dijo...

Julio

Muy buenas tus historias de música que nos escribes entre tu maratón musical de verano y tu trabajo. Por las horas de los post veo que le estás quitando tiempo a la noche.

Con toda la programación que ya tienes apuntada, de la cual, creo, no te perderás ningún evento, espero que al cierre del verano musical, 26 de Febrero, llegues con el mismo entusiasmo y vitalidad a disfrutar de U2 y a escribirnos con propiedad, de esta banda y del espectáculo mismo.