sábado, enero 14, 2006

Danza Contemporánea Japonesa

Anoche (viernes 13, 21:00) fui a ver un espectáculo de Danza Japonesa contemporánea al Teatro de la UC, en la plaza Ñuñoa.

Me gusta mucho la danza moderna, pero no sé si es porque estoy fuera de los círculos , porque no hay mucha danza moderna en Santiago, o por qué extraña razón, voy muy poco.

Debo decir que lo que pude apreciar ayer fue excepcional, me divirtió primero, me tensó después, me amplió y me comprimió. ¡ qué más se puede pedir en poco más de 1 hora !

No es que sepa de danza, pero me atraen estos espectáculos en donde la música moderna se junta con los cuerpos dúctiles moviéndose, expresándo.

Eran (son, hoy sábado 14 hay otra función, 21:00, $9.000) 4 compañías venidas de Japón: 21Century Butoh Invention No Kai, APE, Roussewaltz y Youya Shinjo.

La primera compañía, APE con 8 intérpretes: 5 hombres y 3 mujeres, mostró una serie de canciones occidentales coreografiadas ingeniosamente en una oficina, con buenas dósis de humor, partiendo por algo de calipso que me recordó a Harry Belafonte, música latina, pasando por la Non Smoking Orchestra de Emir Kusturica (es decir música gitana), y terminando con una canción de esas melosas de la norteamérica de los 50s: Ovación del público muy especialmente por el set-up representando al amor de pareja en una forma extraordinariamente lúdica.

La segunda fue un solo de un bailarín extraordinario, Youya Shinjo, con música de cuarteto de cuerdas, más o menos del tipo de música que elige Kronos Quartet para interpretar. Contenido, asfixiante con su paño negro envolviéndolo todo, apareciéndo y ocultándose en él, aveces como una crisálida. Maravilloso, y ¡Bravos! del público.

La tercera es una obra de 8 mujeres: Bon appétit! de la compañía Roussewaltz en dos grandes escenas, la primera con ropa de calle, para cambiarse de ropa en el mismo escenario y hacer la segunda parte con ropa de noche en una cena de amigas (en EMOL aparecen fotos de esta compañía, ver emol). El mantel, las sillas, la mesa, todo se usa en el despliegue escénico. Nuevamente aplausos generosos del público.

Y al final, la compañía 21Century Butoh Invention No Kai (ver Butoh en la Wikipedia), con una obra mucho más dificil, para mi por lo menos, 2 hombres y una mujer, la mujer pintada de blanco con labios rojo intenso, como una geisha, pero mostrando la decrepitud de la edad, en donde se adivina un trío amoroso en la vejez que parte con la mujer sola. La música ayuda a situar el modo emocional con una atmósfera densa, acuosa; me recordó Phantom City de Paul Schutze. Una vez más y la última: ovación, bravos, y aplausos generosos.

Cuando veo este tipo de obras en Santiago, pienso ¿ por qué no está lleno el teatro ? ¿ qué nos pasa que no apreciamos estas joyas ?. En fin, los que lean esto hoy ¡ vayan ! ¡ No se arrepentirán !

Hoy sábado 14 hay otra función, 21:00, $9.000

Para acompañar, Dinner Music for a Pack of Hungry Cannibals, de Raymond Scott (1908-1994), en versión de Kronos Quartet, de la compilación Kronos Released.


Powered by Castpost

2 comentarios:

Guillermo A. Ponce dijo...

Concuerdo con la pregunta ¡por que no esta lleno el teatro? Creo que en los ultimos años la oferta se ha enriquecido astronómicamente sin embargo hay una inercia que romper en nuestros hábitos..... los chilenos todavia no vamos al teatro

Gran aporte Julio, Gracias

Gabriel dijo...

Pu..., lo leí el domingo, sino habría ido; gracias por el reporte, y estaré mas atento a avisos de este tipo a través de tu blog.